Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

14 Comments

Goodbye Mr. White: Despidiendo a Breaking Bad -

Goodbye Mr White Breaking Bad Season Finale

Es posible que el de Breaking Bad haya sido el final de serie más esperado de los últimos años. Lejos, muy lejos, quedan ya los finales de otras míticas series como Los Soprano o Six Feet Under o el mediático final de Lost. Todas ellas tuvieron su momento de gloria, pero ninguna alcanzó el nivel de expectación creado por el final de la que muchos ya califican como ‘La mejor serie de la historia’. Si, seguramente la irrupción de las redes sociales y la proliferación de blogs especializados en series de televisión tengan también parte de la culpa de todo este revuelo que se está generando pero, seamos sinceros, una serie como Breaking Bad bien lo vale. A continuación os dejo mi pequeño análisis del final de la serie y ojo porque contiene spoilers.

Lo primero que diré sobre el final de Breaking Bad es que considero que podría haber sido mejor teniendo en cuenta el desarrollo de toda la serie. No dudo que como final sea bueno y tenga todos los elementos necesarios para darnos esa sensación de despedida que tanto ansiamos en las Series Finales, pero tratándose de una serie como esta, que no se rige por las mismas normas que el resto de series, me ha parecido un final muy conservador. No, no voy a contar el que habría sido mi final perfecto porque nunca pensé que podría imaginarlo, lo que no se me pasó por a cabeza era que fuésemos a ver un final redondo, poético, romántico y hasta feliz para algunos personajes.

El episodio en si es una segunda parte perfecta de este epílogo que han sido Granite State (5×15) y Felina (5×16). Porque yo, como muchos, creo que el punto más álgido de la serie y de la temporada lo hemos tenido en ese fantástico Ozymandias (5×14). Eso no quita que todavía quedasen multitud de cabos sueltos para este episodio final. Las motivaciones de Walter (o Heisenberg según el momento del episodio), que inicialmente parecían ser la venganza absoluta contra todos aquellos que en algún momento le hicieron mal, van tomando forma y demostrando que sus últimos actos van destinados a arreglar la situación con su familia y conservar su legado como capo de la droga. Por cierto, si tu también quieres sentirte Heisenberg por un día aquí tienes la receta para hacer caramelo Blue Meth (y de regalo, todo un menú temático de la serie).

Dejando de lado los distintos pasos que va dando Walter antes de enfrentarse a su destino, una de las cosas que más me llama la atención del episodio son las situaciones inverosímiles, excesivamente extravagantes o directamente ridículas que han desencadenado en ese fatídico final. Empecemos por los francotiradores que amenazan a Elliot y Gretchen. Es un buen homenaje a dos personajes como Badger y Skinny Pete, pero no hay por donde cogerlo. Pero oye, esto es el final de Breaking Bad y si dos punteros laser consiguen que Flynn tenga sus 9 millones de dólares cuando cumpla 18 años lo aceptamos y punto. Seguimos con los despropósitos para vera Walter convertido en McGyver, diseñando un arma letal con una metralleta y un motor de una puerta de garaje. No tengo nada en contra de las manualidades, pero cuando tu mayor fuerte es la química lo normal es que tu invento casero no funcione a la perfección. Oh, wait… es cierto, ¡que Walter termina muriendo por una herida de bala de su propio invento infernal!

Dejando de lado lo exagerado de mi exposición, creo que varios de los momentos clave del episodio vienen precedidos de sucesos y coincidencias poco propios de esta gran serie. Pero eso no quita que todo esté tratado magistralmente. Sobre todo la despedida de Walter y Skyler, sin duda el momento más revelador de todo el episodio, donde por fin tenemos la confesión final de Walter. Todo lo hizo por él, por egoísmo, por sentirse vivo. Tras escuchar su confesión no queda lugar a la duda, al menos no para mi, esa frase justifica a la perfección todos sus actos. Es en ese momento cuando ya estamos todos preparados para el enfrentamiento (y despedida) final.

I did it for me

Un enfrentamiento que no podía saldarse de otra forma. Todd, su tío Jack y el resto de Nazis iban a cenar plomo, eso estaba claro desde el primer momento. Lo que no estaba tan claro era el papel de Jesse en todo esto. Sabíamos que su odio hacia Walter solo es comparable con su odio hacia Todd, al que ha estrangulado cual Princesa Leia a su Jabba The Hutt, pero no teníamos muy clara cual iba a ser su reacción al estar frente a frente con Walter una última vez. Retomo mi crítica a ese ‘fuego amigo’ que termina por herir a Walter para justificar la reacción de Jesse al no querer acabar con la vida de Mr. White. Muchos hablan de justicia poética, de como Heisenberg mató a Walter y de como el círculo se cierra de forma magistral. Me vale, me gusta, lo acepto, pero sinceramente esperaba mucho más rencor, odio y resentimiento por parte de Jesse. Librarse de matar a Walter es un premio excesivo para un personaje que ha estado la mayoría de la temporada callado y mirando al infinito con los ojos llorosos como una little bitch. Si había una oportunidad para mojarse, era esta.

Pasada la página de Jesse y Walter solo nos quedaba esperar esa gran escena final, con un Walter moribundo rodeado de su tesoro emulando a Gollum en el Monte del Destino. Se muere, pero se muere tranquilo, en paz consigo mismo y, si me apuras, hasta feliz. El plano final recuerda demasiado a la escena final de Lost, y ya se han encargado de recordárselo a Carlton Cuse por Twitter, pero eso no le resta maestría. Breaking Bad consigue cerrar la serie con una última temporada magistral y tres episodios finales que pasarán a la historia de la Televisión, y lo hace cerrando con el mismo plano del final de serie más polémico de los últimos años. Cara y cruz de una misma moneda.

Para temrinar voy a dedicar un último párrafo a tirar por tierra toda mi exposición anterior. Porque sabiendo que lo que digo tiene sentido (al menos para mi) también se que la grandeza de muchísimas series se encuentra en eso, en los pequeños detalles que hacen que todo cobre sentido al final. Lo hemos visto mucho durante toda la serie aunque de forma más sutil, coincidencias que desembocan en situaciones clave, nimiedades que suponen la diferencia entre la vida y la muerte y muchas de ellas propiciadas por situaciones a priori irreales, pero que demuestran que no hay nada más cierto como que la realidad supera en muchas ocasiones a la ficción. Por eso creo que Breaking Bad tiene el final que se merecen sus seguidores, un final donde todo encaja a la perfección, donde el simbolismo y los mensajes ocultos están por encima de la lógica y del guión establecido. Quiero creer que el maestro Vince Gilligan ha elegido un final así para recompensar a los cientos de miles de fans que hemos llegado a estar obsesionados con la serie en algún momento de los últimos 6 años y que no ha optado por la crueldad infinita para poder dejarnos un sabor dulce tras una serie que ha sido generalmente amarga.

Se que me dejo mucho por analizar de la serie y de este último episodio, por eso os dejo la opinión de otros blogueros (‘Top’ donde los haya), lecturas 100% recomendadas para tener un análisis desde otros puntos de vista (la lista se irá actualizando):

En Terra de Series: ‘Breaking Bad’ (5×16): Solo llévame a casa

Yonomeaburro: Breaking Bad 5×16 Felina ¿ha sido un buen final?

Diamantes en serie: “Simplemente, llévame a casa” o “La herida y el cuchillo” (Breaking Bad, 5.16.)

Xerop: Breaking Bad, réquiem en azul

Asesino en Serie: LA Serie, EL Final

Quinta Temporada: Sangre, metanfetamina y lágrimas

Comments

  1. Coincido: Jesse podría haberse cargado a Walt y la cosa hubiera sido más ‘Breaking Bad Sytle’, es decir, sin muchas comeduras de cabeza políticamente correctas. Pero creo que también tiene su cosa el que Jesse respete su naturaleza no agresiva (vale, se acaba de cargar a Todd, pero creo que contra eso -su torturador, el ejecutor a sangre fría de Andrea y un largo etcétera- no hay mucho que hacer) y logre irse sin disparar. Al fin y al cabo, Walter está acorralado por el cáncer, la policía y la herida de bala. ¿Para qué más? Jesse se sube al coche y es feliz, a su manera, de poder salir de allí sin demasiado cargo de conciencia :p

    • Totalmente de acuerdo. Ya te digo que todo lo malo que tiene el episodio puede ser borrado por todo lo bueno y viceversa. Simplemente creo que este episodio se ha desviado de la naturaleza de la serie, no tanto en las escenas finales sino en como se desarrollan todos los acontecimientos. Sigo pensando que el final es redondo, perfecto, pero no todo lo perfecto que podría haber sido (al menos para mi)… Bitch

      • alternatejavi

        Buen repaso! Aunque no coincido del todo en la visión general jejeje. Eso es lo enriquecedor de los finales, digo yo…
        En concreto, creo que si por algo se ha caracterizado Breaking Bad y especialmente en su final, es por la fidelidad a sí misma y a los personajes. De ahí que no haya sido un final con grandes aspavientos. La decisión de Jesse de no acabar con Walter me parece la más acertada. Si lo hubiera matadao, habríamos estado muy contentos, pero al no hacerlo también lo estamos, por esa secuencia final, y porque Jesse no es un asesino. Jessi asesinó a Gale y le destrozó vivo. Y Walter no merece que se le haga justicia como él quiere o manda.

        Por eso es un final redondo, porque cierra muy bien los arcos argumentales de dos grandes personajes. Y eso es lo que me parece importante.

        • Gracias Javi, la gracia de esto es que al final cada uno tiene su propia opinión y todas son muy válidas. Está claro que al final lo que ocurre en este episodio final es fiel a muchos aspectos de la serie y lo de Jesse en particular está muy bien tratado y justificado. Yo lo que he echado de menos durante todo el episodio es algo más de esa mala baba tan característica de la serie. No se, un poco más de ensañamiento… al final una metralleta, unas cadenas y 5 minutos han sido suficientes para dar carpetazo a una venganza épica y eso, aun molando, se me ha quedado corto. Por todo lo demás, final redondo. Como digo, todo lo malo que le pude encontrar al episodio lo puedo tirar por tierra en dos segundos, porque Breaking Bad es (y será por mucho tiempo) la mejor serie de los últimos años.

          • alternatejavi

            Dios santo! Qué faltas de ortografía he metido xD Disculpadme!! Se han tomado ciertas licencias, pero todas muy válidas. Al final son nimiedades. Además, con cosas como “los francotiradores” recupera ese humor negro, ese patetismo que siempre ha sido marca de la casa en “Breaking Bad”: si algo ha llevado a Walter al culmen del poder, por breve que fuera su reinado, fue su inteligencia y sus mentiras. Y de paso les damos un adiós a Badger y Skinny Pete. Yo, al menos, solté una carcajada. En fin… Hablaremos durante mucho tiempo, y nos deleitaremos repasando los episodios de aquí a un tiempo 🙂

  2. sara bureba

    Sabía que le pondrías pegas al único episodio al que no le puse pegas yo; somos como el ying y el yang querido Riestra.

    • Bueno, le ‘pongo pegas’. Al final es imposible no rendirse a un final así. Y como sabía que todos (o casi todos) os ibais a decantar por la ‘alabanza extrema’ pues quise darle un toque de mala leche 😉

  3. Muy buen análisis por lo que poco que añadir, excepto que a mi me gustó que Walter fuese cerrando todos los puntos y reencuentros.Que pudieron ser más cañeros … si, pero tampoco hacía falta.

    Un saludo

  4. Muy buena crítica, Javi.

    No te falta razón cuando hablas de las situaciones “inverosímiles” y de ese final “poético”. Yo esperaba algo mucho más duro con la muerte de Jesse de por medio.

    Pese a ello me quedo con ese sabor de que han sabido cerrar cada uno de los cabos y mantenerse fiel a la esencia y evolución de todos los personajes. Baby blue!

    ¡Un abrazo!

  5. Daniel

    Siento no estar de acuerdo con los comentarios sobre Jesse. Lo fácil en este final habría sido que matara a Walt/Heisenberg… Es lo que todo el mundo esperaba. Pero Jesse no es una mala persona. No se le puede considerar un asesino de la misma manera que lo es su ex-socio. Por eso ha estado ‘callado y mirando al infinito con los ojos llorosos’, porque sufre con cada muerte que ha visto, que ha provocado y cada mal que ha vivido. No se siente orgulloso de ello como Walt. Jesse ha sido manipulado por Walt durante toda la serie, y matarle habría significado seguir una vez más con sus deseos e instrucciones. Al no matarle y dejarle morir por sus propias heridas, él elige su destino, toma su propia decisión, y es libre de hacer lo que quiera con su vida, cosa que no ha podido hacer desde que Walt entró en su vida. Porque ha estado siempre dominado: por Walt, por Gus, por Mike, por la metanfetamina… De ahí el grito y las lágrimas al final… Al menos esa es mi opinión.

  6. Gerardo

    Pues yo, al margen de la trama en sí, me tengo que quedar con la forma de contarlo, con esos planos imposibles, con esa iluminación mágica. Esa conversación de Skyler por teléfono junto a una columna que esconde a Walt, esas llaves que caen para librarle una vez más. Y como no, tal y como dices Javi, esa poesía oculta. Walt pasando página con jesse dejando el reloj que le regaló abandonado en una gasolinera, walt paseandose por la vida de sus antiguos amigos sin que ellos le perciban hasta que es demasiado tarde, esa frase que hemos oído tantas veces durante la serie que esta vez queda inacabada para revelar la verdad “lo hice por mí”. A mi me ha parecido acojonante y estoy de acuerdo con esos que dicen que Jesse no puede matar a Walt porque es necesario que, por primera vez, no se salga con la suya en ese duelo que tienen. Voy a echar de menos esta serie más que ninguna otra.

Submit a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.