Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

No Comments

House of Cards: La cara más política de la midseason - javiriestra

house-of-cards

Esta noche se estrena en Estados Unidos House of Cards (el 21 de febrero lo hará en España, en Canal +), la serie producida por David Fincher (La red social) y protagonizada por Kevin Spacey, Robin Wright y Kate Mara. He tenido el placer de poder ver el episodio Piloto antes de su estreno, por cortesía de Canal + España y aquí os traigo mis primeras impresiones sobre este Thriller Político en forma de serie. Si te gustaron Boss o The West Wing, no puedes dejar de darle una oportunidad a House of Cards, el estreno más esperado de la Midseason junto a The Following.

House of Cards (un remake de una serie Británica con el mismo nombre) nos cuenta la vida de Frank Underwood (Kevin Spacey), todo un pez gordo de la vida política de Washington que ve como sus aspiraciones se ven frustradas cuando el Presidente Electo al que ha ayudado a llegar a la Casa Blanca no le concede el puesto que le prometió en su día. Todo un jarro de agua fría que hará que la rueda de maquinaciones comience a girar y los nuevos enemigos de Underwood empiecen a arrepentirse de haberle dado la espalda. Lo primero que me vino a la cabeza al ver toda la trama política de la serie fue una versión malvada de The West Wing. Esta claro que House of Cards no es comparable a The west Wing, pero es inevitable hacer la comparación al ver a los personajes conversar por los pasillos del Congreso y la Casa Blanca.

El personaje de Claire Underwood (Robin Wright), la mujer de Frank, no me ha terminado de convencer y no se termina de adivinar su papel. Esperaba una esposa más sibilina, haciendo parte del trabajo ‘sucio’ de su marido y, sin embargo, nos encontramos con una esposa que apoya a su marido pero que, de momento, no parece saber todas sus maquinaciones. Por su parte Zoe Barnes (Kate Mara), la periodista modosita y último mono en la redacción del Washington Herald, consigue captar la atención de Frank tanto por su oferta para sacar a la luz todos los trapos sucios de la nueva administración como por su físico. Sorprende, y hasta rechina, que una periodista de medio pelo consiga aliarse con todo un perro viejo como Frank con la ayuda de un vestido semitransparente y un escote bien puesto.

Pero, sin duda, lo que más me ha llamado la atención de House of Cards es que utilicen al personaje de Frank como narrador mirando a la cámara e interactuando con el espectador. Creo que es un recurso fácil que tiene por objetivo introducir el elemento cómico en momentos tensos par ganarse al espectador pero a mi, personalmente, no me ha convencido para nada. Esto no es Malcom in the Middle, ni un Mockumentary al estilo The Office, Modern Family o Parks & Recreation y aunque consigan sacarnos unas risas no deja de sorprender, y no precisamente para bien.

En conclusión, si te gustan los thrillers políticos con escándalos, filtraciones a la prensa, relaciones personales y profesionales tensas y un reparto de lujo, House of Cards puede ser tu serie. A favor hay que destacar que la serie es una producción de Netflix y que ,además de poner a disposición de sus cliente los 13 episodios de la primera temporada de golpe, en su día firmaron por dos temporadas, por lo que no tienen que vivir con el miedo de las audiencias y las cancelaciones. Por mi parte compro la serie, le daré una oportunidad a Frank y a Zoe, quiero ver que nos tienen guardados para sus próximos movimientos.

Submit a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.